Y las criptomonedas, ¿se pueden tocar?

Imagina que vas al banco y retiras dinero; compras tu bebida favorita y con las monedas que te sobran vas a una máquina dispensadora, las introduces por la ranura y escuchas como caen… eso, eso es algo que nunca podrás sentir con una criptomoneda.

Las criptomonedas no tienen un aspecto físico, es dinero que existe pero que no se toca.

Están en un sistema informático que permite que sean matemáticamente imposibles de falsificar, además, no existe una autoridad que regule sus transacciones.

¡Conoce  las principales diferencias que hay entre las monedas virtuales y las monedas tradicionales!

Comentarios