Es tiempo de considerar un plan de recuperación… para estar tranquilo.

El robo del automóvil de una persona es un hecho lamentable; si no tiene seguro, se complica y si además, era su fuente principal de ingresos, la situación se vuelve mucho más compleja.

Con estas posibilidades, ¿qué tan probable es que alguien, un taxista por ejemplo, no tenga una forma de recuperar el valor de ese activo? Bueno, pues así de difícil es pensar que hay empresas que no cuentan con un plan de recuperación, de sus elementos de misión crítica.

Un Plan de Recuperación ante Desastres o DRP (Disaster Recovery Plan) es otra manera de decir “tranquilo”; este plan se define como el proceso de respaldo y facilidad de acceso a distintos elementos que son indispensables para la operación del negocio. Dichos elementos pueden ser datos, software o hardware. Por ejemplo en una aerolínea, ¿cuántas ventas se caerían definitivamente, si el sistema de venta online fallara durante una hora?

El objetivo principal de un Disaster Recovery Plan es que un negocio sea capaz de reactivar sus operaciones, en caso de una contingencia, en el menor tiempo posible. Aunque solemos asociar el término “desastre” con una catástrofe natural (como un sismo), también debemos considerar la protección contra actividades humanas (incendios o ataques a los sistemas de cómputo, intencionales o no).

Es importante recordar que un desastre también afecta la producción de las personas, dentro de la compañía; incluso si un ciberataque, por ejemplo, logra mitigarse en un tiempo relativamente corto, el negocio necesitará dedicar horas de trabajo para recuperar el estado previo de sus sistemas. Si tu infraestructura se basa en servidores físicos, sabrás que difícilmente los sistemas trabajan de manera ininterrumpida durante todo el año, y que las interrupciones no planificadas, pueden durar varios minutos e incluso horas.

El costo estimado de estas fallas en los Data Centers se incrementa año con año. Durante 2017 se estimó que las organizaciones perdieron aproximadamente $21.8 MDD, debido a interrupciones no planificadas.

¿Cómo elegir una solución empresarial?

Es necesario que el plan de recuperación ante desastres esté pensado para proteger los elementos críticos del negocio, y que el respaldo se realice sin afectar los procesos empresariales. Existen muchísimas soluciones con distintos niveles de servicio: la recomendación general de la industria es que los Objetivos de Tiempo y Punto de Recuperación (RTPOs) sean menores a  15 minutos.

Durante los últimos años, organizaciones de todos los tamaños han optado por planes de DR on-demand, debido a sus ventajas, en comparación con los modelos tradicionales. Un Disaster Recovery Plan basado en la Nube es más económico y seguro, ya que se contrata a una compañía cuyo core business es el manejo de información, y ellos se encargan del respaldo, alojamiento y proceso de recuperación. Así las empresas pueden enfocarse en su propio crecimiento y operación.

Es indispensable que conozcas el abanico de soluciones para elegir la que se adapte mejor a tu compañía. Si no deseas invertir demasiados recursos en la implementación del plan, la opción para ti es un esquema “llave en mano”.

Por último, te recomendamos realizar respaldos independientes de la información de tu compañía y almacenarlas en un lugar secundario y seguro. Los datos son el petróleo de este siglo, y nadie mejor que tú conoce el valor que tienen.

Comentarios